Voy a empezar hoy con un “sabías que” que me va a permitirme demostrar de una forma sencilla que tu mente es una mentirosa.

Empecemos. Sabías que…

Un estudio social sobre los soldados americanos durante la segunda guerra mundial explicaba que:

1. Los soldados con mayor educación sufrieron más problemas de adaptación. (Los intelectuales estaban menos preparados para la batalla que los que tenían inteligencia callejera [street-smart people]).
2. Los soldados del sur aguantaban mejor el clima caliente de las islas del sur que los soldados del norte. (Los soldados del sur estaban más acostumbrados a temperaturas calurosas).
3. Los soldados blancos ansiaban más una promoción a suboficial que los soldados negros. (Años de opresión tienen un coste en la ambición).
4. Los soldados del sur negros preferían oficiales blancos del sur a oficiales blancos del norte. (Los oficiales del sur estaban más acostumbrados y tenían más habilidad en la interacción con negros).
5. Mientras la lucha continuaba, los soldados deseaban regresar a casa más intensamente que después del fin de la guerra. (Durante la lucha, los soldados sabían que estaban en peligro mortal).
Fuente: http://blogdelecturadenuno.blogspot.com.es/2016/05/siempre-lo-supiste-el-sesgo-de.html

Aparte de harto interesante, parece que las conclusiones del estudio son puramente obvias. Tan obvias que cualquiera las hubiera razonado con un poco de tiempo. El sentido común en este caso hubiera sido más interesante que gastar dinero a expuertas en algo tan evidente.

Lo que me lleva a pensar: ¿Por qué se realizan estudios tan absurdos?

Pues bien, acabas de caer en el primer sesgo cognitivo en el que te voy a meter. Es un berenjenal del que resulta muy complicado salir sin asumir ciertos cambios para tu vida.

Si creías que el estudio social iba sobre los soldados americanos, te equivocabas. El estudio de  Paul Lazarsfelf trataba sobre el sesgo de retrospectiva que afecta a todos y cada uno de los seres humanos. Incluso a ti, a pesar de que el efecto de tercera persona sea tan fuerte en ti como la fuerza en Luke.

Pero, ¿qué diantres(plataforma por recuperar el castellano antiguo) es el sesgo de retrospección? Es más, ¿qué diantres es un sesgo (cognitivo)?

Los sesgos cognitivos

Los sesgos cognitivos (también llamados prejuicios cognitivos) son unos efectos psicológicos que causan una alteración en el procesamiento de la información captada por nuestros sentidos, lo que genera una distorsión, juicio errado, interpretación incoherente o ilógica sobre el fundamento de la información de que disponemos.

sesgos-cognitivos-1080x675

Vaya, que interpretas la realidad como te sale. Como todos.

Un sesgo cognitivo es una forma rápida de que tu mente saque conclusiones cuando tiene prisa. Estas conclusiones pueden fallar en ciertos casos pero siempre que lo hagan fallarán de forma que ayuden a tu supervivencia. Así que tampoco es para preocuparse, ¿no te parece?

Algunas consecuencias de los sesgos cognitivos

El problema, como casi siempre, son las consecuencias.

Porque cuando tendemos a contrastar nuestras ideas, acabamos por desechar aquellas que van en contra de nuestras creencias y tomamos sólo las que nos interesan (sesgo de confirmación).

O cuando alguien hace una descripción vaga y general sobre nosotros, como si se tratara de una descripción específica o detallada del tipo: “eres una persona que, en ocasiones, se muestra cerrada con los desconocidos pero que adora pasar tiempo con los amigos, con los que te comportas de forma abierta y agradable”(sesgo del efecto Barnum o Forer).

Es algo muy parecido a lo que ocurre con los horóscopos. Menos mal que yo soy Escorpio y estas cosas no afectan a este signo tan reflexivo.

O el ya trillado efecto de ceguera por falta de atencion:

También es fácil explicar, mediante el sesgo de accesibilidad, por qué sigue ganando el PP cuando nadie lo vota (al menos la gente que tú conoces).

Y si no te crees nada de esto, bienvenido al meta-sesgo del punto ciego que viene a decir que reconocemos los sesgos cognitivos con facilidad en los demás, pero creemos que a nosotros no nos influyen tanto.

Hay más sesgos que longanizas en la carnicería de debajo de tu casa y es imposible que los mencione todos. De hecho, no le veo ningún sentido porque hay decenas de listas que los explican uno a uno.

La importancia de entender a tu mente

Lo que quiero dar a entender es la importancia de ser consciente de ellos.

Está claro que estos sesgos van a seguir afectándote. A ti, a mí y puede que hasta tu vecino. Pero ser consciente de que existen, debería abrir una puerta a la idea de que tu mente te la puede jugar en cualquier momento.

Debería hacerte consciente de lo manipulables que somos y de como utilizamos estos atajos mentales para llegar a conclusiones muchas veces equivocadas.

Eso sí, no puedo despedirme sin mencionar un último sesgo. El sesgo de la correlación ilusoria, que permite que te creas que existen una relación entre el número de piratas en el mundo y el calentamiento global. ¡Eh!, y te dejo un gráfico demostrativo.

pirates