Vaya vaya, tú por aquí otra vez eh. Me alegra verte de nuevo. Déjame decirte que para mí existen dos tipos de personas: las que se dejan llevar por la suerte y las que crean su propia suerte.

Porque bajo mi punto de vista, nada pasa por casualidad. Todo lo provocamos nosotros, ya sea directa o indirectamente.

Alguien que tiene un buen trabajo no es por suerte. Seguramente haya hecho lo que correspondía para llegar hasta ahí: habrá estudiado (no necesariamente), habrá sabido moverse a la hora de buscar empleo, habrá sabido afrontar las dificultades y retos que otra persona, quizás, con mas estudios no ha podido, etc, etc.

Porque, queridos amigos, el intelecto no lo es todo. Ni mucho menos, le pese a quién le pese. Pero bueno, ese es otro tema.

Real_Steel_Boxing_Robot_440527

Voy a hacerte una pregunta para ir conociéndonos un poco mas: ¿Cual es tu sueño?

Cuando digo sueño, me refiero a objetivo, meta en la vida o proyecto, llámalo como quieras. Pero reconozco que sueño me motiva mas, suena a película de Hollywood.

Cómo conseguir cualquier objetivo.

Mi intención en este artículo es ayudarte a redirigir el enfoque que le estás dando a esa meta que tanto te motiva conseguir y que quizás, para bien o para mal, te quite el sueño. Y fíjate, hace poco estuve hablando con mi querida amiga PNL. Me recomendó 7 pautas para aumentar las probabilidades de éxito a la hora de conseguir cualquier objetivo.

Vamos allá.

Enuncia la meta en positivo.

Debemos tener en cuenta que nuestro cerebro funciona siempre en positivo.

Si queremos olvidarnos de algo negativo, reformularemos el enunciado para enfocarnos en lo que deseamos cambiar. Lo que ocurrirá, si la planteamos de forma negativa, es quenuestro cerebro omitirá el NO y se seguirá centrando en ayudarnos a conseguir aquello que le estamos pidiendo. Que es lo contrario a lo que queremos de verdad.

Una pregunta muy útil que puedes hacerte es ¿Que es lo que quiero? Te ayudará a clarificar el resultado y enfocarte en lo que en realidad quieres obtener.

Imagina que eres una persona tímida y quieres empezar a desarrollar tus habilidades sociales. Una meta mal anunciada sería: no quiero ser tímido. Lo mejor será reformularla diciendo: quiero ser una persona a la que no le cueste ningún esfuerzo relacionarse con cualquier desconocido/a.

La meta debe estar bajo tu control

Lo que queramos conseguir debe de estar exclusivamente bajo nuestro control. Es decir, sólo tiene que depender de nosotros. De nadie más.

Es un gravísimo error dejar que nuestro éxito suceda esperando que los demás hagan algo por nosotros. Eso es incontrolable. Sobre lo único que tenemos poder es sobre nuestra propia conducta y nuestros sentimientos.

Por ejemplo, un buen día te levantas y descubres que te mueres porapuntarte a clases de natación sincronizada. Te da mucha vergüenza ir sólo y estás esperando a que tu mejor amigo se despierte un buen día con tantas ganas como tú de bailar en el agua. Puede llegar a ser bastante frustrante.  Esperar a que pase eso y guardarte las ganas de darlo todo en la piscina. Esperar que ocurra el milagro.

Piensa en el objetivo tan específicamente como puedas

Hacer una representación mental en nuestra cabeza nos ayudará muchísimo a la hora de concretar el objetivo.

Debemos imaginarlo de la manera más clara y precisa que podamos,gracias a los sistemas representacionales.

¿Qué veré, oiré y sentiré cuando lo haya conseguido? ¿Cuánto tiempo necesitaré para alcanzarlo? Son preguntas muy potenciadoras que nos darán un empujoncito para que la representación suba de nivel.

Plantéate la siguiente situación: con el paso de los años te das cuentas de que tu trabajo no te llena y te propones ser un gran emprendedor y montarte tu propia empresa. Más abstracto imposible, ¿verdad? Lo más apropiado sería preguntarte primero hacia que mercados quieres dirigir tu negocio, cuanto quieres ganar, o cuantas horas quieres dedicarle.

Tiene que tener el tamaño apropiado 

Estás en mitad del camino hacia la meta. Puede que te des cuenta de que igual te has pasado un poco con el tamaño.

Puede que se dé el caso de que sea demasiado grande y eso te vaya desanimando. Hasta abandonar.

Lo recomendable aquí es dividirlo en objetivos más pequeños y alcanzables.

7 claves para conseguir cualquier objetivo

Digamos que te propones ahorrar 10.000€ en 6 meses, y tu sueldo no es como para tirar cohetes. Pasan5 meses y tan sólo has podido juntar 1200€. Ante el agobio que posiblemente surja ahí, puedes reformular el objetivo y, o bien modificar la cantidad de dinero, 0 bien el tiempo. O ambos, según te convenga más.

Tienes que sentir motivación hacia él

La motivación es la energía que te va a ir impulsando durante todo el camino, tu gasolina, vamos. Una forma de conseguir  que ésta no se agote es tener muy en cuenta la pauta anterior, que la meta tenga el tamaño apropiado.

Y esta vez hago incapié en lo contrario. ¿Que crees que pasará si el tamaño del objetivo nos resulta demasiado pequeño? Pues que se hará un pequeño agujerito en el deposito de tu gasolina y pronto irán disminuyendo las ganas de conseguirlo. Porque igual nos hemos dado cuenta de que no vale la pena.

Algo parecido te podría ocurrir si descubres que el objetivo no es en realidad tan importante cómo creías y que no te va a aportar nada beneficioso a tu vida. Una gran pregunta que te disipará muchas dudas es ¿Para qué lo quiero?

Pon que te marcas como meta salir a andar 10 minutos 3  veces por semana. Lo interesante es que al segundo día te vayas planteándote subir un poco el nivel de reto. Repetir siempre lo mismo te hará llegar a casa te sintiendo que no has movido el culo del sofá.

Identifica y obtén los recursos necesarios

Cuanto más te conozcass y más sepas quién eres, más fácil te será cumplir este apartado.

Algo muy recomendable es conocerte a uno mismo y saber de qué recursos dispones y cuáles son tus puntos fuertes. La mejor manera de descubrirlo es mediante el autoconocimiento.

Una vez tengas claro qué es lo que quieres conseguir,  tendrás que identificar lo que te hace falta para potenciar ese camino que quieres recorrer.

También es interesante saber de qué tipo de personas te es más conveniente rodearte. Te ayudarán a que el viaje sea llevadero.

Pongamos que te gustaría ser una persona mas carismática y sin problemas para relacionarte con los demás. Tienes un amigo que eso se le da de maravilla y es más carismático que Luis Aragonés.

Pues nada mejor que fijarte en su conducta, manera de hablar y demás para que tú, poco a poco puedas ir adquiriendo esas habilidades tan deseadas. Y por favor, modela, no copies.

Haz un chequeo ecológico

Espera, espera, no tan deprisa. Recoger la basura tirada por el parque de al lado de casa está genial, pero este apartado no va de eso.

Aquí quiero hacerte saber que a la hora de proponerte una meta, hagas una simulación e imagines que vas cumpliendo los pasos que te acerquen a ella. A la vez, comprueba si tiene consecuencias negativas tanto en ti como en tu entorno. 

Como este es el último requisito, te pondré un ejemplo tan sencillo como surrealista:

Eres un barrendero, y un lunes por la tarde, mientras estás contribuyendo a dejar el mundo más limpio, te encuentras un folleto de publicidad.

Resulta que es sobre un concierto de música Country que van a hacer en tu ciudad. Sin saber muy bien por qué, van pasando los días y en ti van surgiendo unas ganas terribles de convertirte en el mejor cantante Country de España.

Tales son esas ganas que te dejas el trabajo y pasas 10 horas al día tratando de mejorar cada aspecto que crees necesario para conseguirlo y como consecuencia dejas de lado a tus seres queridos, amigos y demás.

Eso es de todo menos ecológico.

 

Espero haber ayudado a darte ese empujoncito final y que estos siete puntos te ayuden a conseguir ese sueño que tanto ansias. Eso si, cuando lo hayas conseguido espero que me lo hagas saber, y si se e ocurre alguna clave más que nos pueda ayudar, no dudes en dejar un comentario.¡Nos vemos pronto!