Conocer más gente. A pesar de ser uno de los deseos más ansiados por muchísima gente parece ser una tarea imposible. Ya no sólo por nuestras propias inseguridades, nuestra propia timidez, miedo a salir con gente nueva y desconocida, el primer hola… sino también por las inseguridades de los demás.

Los demás también son inseguros, tímidos, tienen miedo a salir con gente nuevo y a decir el primer Hola y a veces hasta entran en pánico cuando pasa eso. Por lo que te voy a contar 3 creencias que necesitas para conocer más gente. Pero no solo para ti sino también para esa gente que quieres conocer…

El mundo social…

Y te preguntarás, ¿para qué necesito yo estas 3 creencias para los demás? Nuestra sociedad está llena de prejuicios. Y a pesar de que puedes encontrar gente muy sociable también puedes encontrar gente que no lo es para nada. Gente que al mínimo contacto con alguien desconocido presiona el botón nuclear y hace volar por los aires el mundo entero. No te preocupes, es normal, al fin y al cabo cada uno tenemos unas creencias y valores diferentes. Y las alarmas saltan un pelín más si hablamos de ligar. La gente, en su gran mayoría, no está acostumbrada a hablar sobre este término. No nos han enseñado a mostrar nuestros sentimientos hacia los demás. Es normal que el tema de ligar en su gran mayoría sea un tabú.

Las 3 creencias que necesitas para conocer más gente.

No nos han enseñado a mostrar nuestros sentimientos hacia los demás. Click Para Twittear

Precisamente por eso te hablo de estas 3 creencias. Para que tengas unas herramientas que te permitan maniobrar con esa gente que no está acostumbrada a establecer nuevas amistades con frecuencia. Que no está acostumbrada a expresar sus sentimientos a la ligera y que cuando se acerca el sexo opuesto saltan por las nubes.

Conocer a la gente es normal.

Pues sí. Parece una perogrullada pero nada más lejos de la realidad. ¿Cuantas veces no nos hemos acercado por vergüenza, timidez, creer que no está bien o cualquier cosa?

Pasa, nos pasa a todos. A mi también. Pero, créeme, conocer gente es normal. Es más, no es que sea normal es que está bien. Piénsalo. ¿Qué sería de nuestra especie, desde un punto de vista biológico, si no conociéramos gente nueva?

La naturaleza nos está hablando, hagámosle caso.

Por tanto la próxima vez que conozcas a alguien, recuérdaselo.

Conocer gente está bien.

Parece la misma que la anterior pero no lo es. Muchas veces las personas nos sentimos incómodas cuando aparece alguien, sobre todo si es del sexo opuesto, en situaciones que no sean la noche. Como puede ser, entre otros el trabajo.

No es el momento, ni el lugar. Pero de verdad, ¿hace falta un momento y un lugar para conocer a alguien? A menos que sobornes al destino el momento y el lugar más idóneo es ahora mismo. ¿No te parece?

A pesar de nuestras vidas, lo que sentimos ahora está bien.

Esta es quizás la más complicada de explicar. Nuestros sentimientos no son fijos. Un amigo no es un amigo para toda la vida, igual un día deja de serlo. O igual un día simplemente no sientes que tienes la misma chispa con él. Lo mismo pasa con el amor.

Esto viene a que, a pesar de conocer a una persona que tenga novio o novia, el hecho de conocerla y el hecho de sentir en ese momento algo positivo no implica absolutamente nada. Y mucho menos implica algo negativo. El tener novio no prohibe vivir y conocer más gente, sino no sería noviazgo sino una cárcel. ¿No crees?

¿Cómo y cuanto usar esto?

Lo primero es que tienes que entender estas creencias, ya no te pido interiorizarlas porque a veces es demasiado trabajo, pero simplemente entenderlas. Si las entiendes vas a poder entender que hay gente que igual no las comparte. Que se siente incómoda cuando le dices un hola por cualquier motivo. ¿Qué hacer? Explícaselo. Sin más. No tiene ningún otro misterio. Ningún otro truco.

Explicar que no es para nada negativo el conocer a gente nueva. Y que aprovechar los momentos, aun que sean inoportunos, no es para nada negativo. Y que, finalmente, a pesar de tener una vida a nuestras espaldas, nuestros sentimientos cambian. No los forcemos. No creo que sea nada positivo forzar nuestras emociones.


¿Te gustaría ser altruista? Si crees que éste texto puede ayudar a un amigo, ¡compártelo!