Una de las grandes preocupaciones de todo aquel que habitaba la cueva de Altamira era si estaba incluido entre los atractivos o atractivas de la tribu, para al final, seducir a este o a aquel.

Después de unos cuantos años, esta preocupación sigue vigente. Entiendo que en aquel momento era complicado informarse sobre cómo ser más atractivo pero hoy en día… por favor… Te voy a revelar la clave para ser más atractivo: el Personaje.

¿Qué es ser atractivo?

Bueno, empezando por el principio: tendrás que definir tú qué es ser atractivo para ti.

Para mí,  es la capacidad de sobresalir entre los demás: tener marca personal. Pero claro, decirlo es mucho más fácil que hacerlo.

Aunque, de la misma forma que el ingeniero no ha nacido siendo ingeniero, las personas atractivas no han nacido atractivas. Puedes ser más guapo o menos pero el atractivo va más allá de la belleza puramente física.

Si hablamos de capacidad de tener marca personal estamos yendo mas allá de guapos o feos.

¿Cómo se crea una marca personal?

Aceptación

Primero tienes que entender que tú eres tú. Con tus defectos y virtudes.

Y puedes cambiarlos, claro que sí. Pero a día de hoy, en este preciso momento, los tienes; y vas a tener que lidiar con ellos.

Eso quiere decir que si quieres ser más valiente y no lo eres porque en los últimos 20 años no lo has sido, puedes cambiarlo. Pero igual de un día para otro será difícil.

Aceptarse no quiere decir soy así y no me mueve. No equivale a resignarse. Aceptarse quiere decir soy así, tengo estos defectos y soy consciente de ellos. Nada más lejos de ahí.

Visualización

Una vez que tengas en mente cómo eres, es hora de pasar a la acción.

¿Cómo quieres ser? Esta pregunta a veces es un poco complicada así que puedes contestar su antítesis, ¿cómo no quieres ser?

Hay un montón de adjetivos con los que se puede describir a una persona: seguro/inseguro, extrovertido/introvertido, hablador/callado, gracioso/serio, sensible/duro… en fin, mogollón. Y dentro de cada adjetivo hay una escala. ¿Cómo de seguro/inseguro eres? ¿En qué momento eres seguro y en qué momento eres inseguro?

Lo que te recomiendo desde aquí es visualizar a tu YO ideal. Ese YO que tú quieres llegar a ser y describirlo. Simplemente…

Y ¡¡OJO!! visualizarlo quiere decir todo: cómo vestirá, cómo caminará, qué pensará, cómo hablará… TODO.

Modela…

Aquí viene la parte más importante.

Modelar es coger rasgos o características de otras personas: amigos, familiares, estrellas de rock, famosos, personajes históricos… y adaptarlos a ti.

Por ejemplo, el aplomo de James Bond. La gesticulación tan graciosa de Jack Sparrow. La mirada de inocencia del hombre bicentenario. El humor cabroncete de Groucho Marx.

Somos esponjas, absorbemos todo de nuestro entorno. Los niños aprenden su lengua materna por modelado. No hay ninguna escuela que enseñe a bebes a decir papa y mama, y menos mal…

¿Por qué no aprovechar esta habilidad? Puedes adoptar cada uno de los rasgos que te gustan de los demás y adaptarlos a ti.

La clave para ser más atractivo: El personaje

CUIDADO: no copies, adapta. Si copias a los demás acabarás siendo una caricatura ridícula de ellos. Modelar viene ser a coger una característica y adaptarla a ti.

Mi consejo personal para esto es que te elabores una lista de personas que te inspiran y que te ayudarán a llegar a ser esa visualización tuya.

Por ejemplo, si quieres ser una persona más graciosa ¿qué clase de humor quieres tener? Seguro que hay un humorista que se adapte a ese YO que quieres ser. Encuéntralo y modélalo.

El Personaje.

El personaje es simplemente el proceso que te acabo de contar. Crear de ti tu YO ideal, pero con un pequeño catalizador. ¿Para qué inventar la rueda si esta ya existe? ¿Para que inventar una marca personal si puedes reutilizarla de otra infinidad de personas increíbles?

Pero cuidado, el personaje tiene un problema: igual que las estrellas de rock y los grandes actores, a algunos les gustan y a otros no. Te explico…

La paradoja de los Vengadores:

Seguro que has visto que últimamente están sacando una serie de películas que se titulan los vengadores.

Tienen una lista de Personajes bastante interesante. La cuestión es que la última entrega era una en la que el Capitán América se enfrentaba a Iron Man y el spot publicitario te preguntaba, ¿de parte de quién de los dos estás?

La gente votaba por uno o por otro. Pero para estar a favor de uno, el otro no te tiene que gustar. O te tiene que gustar menos.

Para ser admirado por unos, vas a tener que ser odiado por otros. Curiosa paradoja.


Espero que te haya gustado. Y recuerda que si te ha servido comentar y compartirlo, me ayudas a mi y a más personas. Nos leemos, un fuerte abrazo.