Día de la mujer trabajadora. Día del inicio de la paridad en Valencia.

Y a veces me pregunto, ¿no te harta tanto hablar de igualdad en forma de distinciones? Vengo a decir, ¿no te parece que añadir una falda a un semáforo supone más desigualdad que dar por hecho que un hombrecillo representa a ambos sexos?

Paridad en los semáforos de Valencia
En otras ciudades, han decidido poner parejitas en los semáforos: un hombre y una mujer, para representar la igualdad de género. Y yo me planteo si algunos homosexuales no podrían sentirse discriminados.

Y menos mal que los semáforos son verdes y rojos, porque si fueran color carne, también tendríamos que entrar a tener en cuenta la discriminación racial.

Ostras, y se me ocurre..¿cómo se sentirán los minusválidos(tócate las pelotas con la palabra) en silla de ruedas cuando ven un semáforo? Seguro que muy discriminados.

 

El abuso de la igualdad

Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros. Click Para Twittear

Y es que la lucha contra la discriminación es francamente peligrosa, porque siempre que se discrimina a favor de un subgrupo poblacional se hace en contra del otro.

No voy a entrar en el hecho de que, hoy en día, todo es machista o hembrista, que expresar opiniones de un tipo y otro conlleva el enfrentamiento con el que ha quedado fuera. Porque no merece la pena.

Lo que quiero es expresar una preocupación profunda en torno a la discriminación que provoca cierto tipo de igualdad. ¡Nuestro mundo cada día se parece más a la granja de Orwell!

Dicen que todos somos iguales y yo me río por dentro al escucharlo, porque sólo plantearme que soy igual que Pasión me estremece por dentro. Creo que somos personas tan distintas, con formas de entender el mundo tan enfrentadas que puedo considerarlo mi alter ego, mi otro yo.

Pero ¡ah!, somos hombres, así que partimos de que ambos somos iguales. Ambos, por lo visto, sólo pensamos en follar y en el fútbol. Y ambos somos más simples que el mecanismo de un botijo.

Pero no. No es así. Y si no, que le pregunten a Patricia, una amiga que se ha pasado el fin de semana acusándome de ser incapaz de hablar de ningún tema de forma superficial.

No todos los hombres somos iguales. No todas las mujeres son iguales. No todos los minusválidos(de verdad que me chirria) son iguales. No todos los españoles somos iguales. No todos los blancos, negros, verdes o amarillos son iguales. A tomar por culo la igualdad. En serio, todos somos distintos.

Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros.

¿”Trabajar como un negro” te parece una expresión racista?

Éramos 10 compañeros de capoeira moviéndonos al ritmo de la música. El balanceo constante de ginga saturaba ya mis músculos pero a mi profesor no le acababa de gustar cómo lo hacíamos. Se acercó a Guille, un chico de piel negra, muy negra.
– Te mueves como un blanco.
Todos reímos, porque nos pareció gracioso.
¿Qué hubiera pasado de ser al revés?

Y asumo que los negros han sufrido la discriminación más que los blancos y que siguen sufriéndola, pero me pregunto si escandalizarse por un comentario así tiene sentido.

Pasión es ruso, así que trafica con armas. Manu es colombiano, así que lo hace con drogas. Yo tengo pinta de árabe, así que tarde o temprano acabaré convirtiéndome en terrorista. Min es chino-canadiense, así que le acojona la oscuridad. Carlos es checo y aún no tenemos un chiste por su nacionalidad, así que aceptamos ideas. Y así, un largo etcétera.

¿Y sabes lo más gracioso? Me han acusado cien veces de racista por hacer esos comentarios, olvidando por un momento que todos ellos son mis amigos.

Últimamente no se puede bromear con ciertos tópicos, porque son machistas, hembristas, racistas…discriminatorios al fin y al cabo. Pero el humor es el humor, probablemente la forma más directa de asumir que la diversidad es lo mejor que te puedes encontrar.

Y es que lo más importante no es el comentario en sí sino la realidad que hay detrás.

Estaba en el cumpleaños de un amigo y sacaron un rico plato de bravas. A mi me encanta la comida muy caliente y me metí una patata directamente en la boca. Denis hizo lo mismo y se quemó.
– ¡Qué maricón eres!
Lo dije como broma y Denis se rió, porque es gay y le vio un doble significado divertido.
Pero el resto de sus amigos, muchos de ellos gays y algunos no, lo tomaron como un comentario homófobo.
Aquél día descubrí que ciertamente todos somos iguales. Igual de intolerantes.

¿Qué sentido tiene acusarme de homófobo cuando, durante mucho tiempo, salía con amigos gays cada fin de semana?

El problema está más veces en el que acusa que en el comentario en sí mismo.

La mujer como objeto sexual

Pero todo esto no viene sólo a raíz del día de la mujer trabajadora. Viene porque he pasado un fin de semana rodeado de mucha gente, en su gran mayoría mujeres.

Y durante todo el fin de semana, he soportado decenas de esos comentarios que hacen que una persona sea vista como un objeto sexual. Incluso, he visto cómo esa persona tenía que escuchar cómo se la rifaban.

Claro, que esa persona era un hombre y eran las mujeres las que hablaban de él como crías, las que lo acosaban. No quiero imaginar lo que hubiera pasado si hubiera ocurrido al revés.

Y es que creo que la búsqueda de igualdad es necesaria y es algo por lo que hay que luchar a diario. Lo que no comparto es la forma de hacerlo, siempre enfrentando a hombres y mujeres, blancos y negros….

Al igual que no comparto que el hombre sea superior a la mujer, no puedo compartir que la mujer lo sea al hombre, tachando a éste(a todos los hombres) de ser culpable de todos los males.

En resumen, llámame diversificador, pero me parece absurdo juzgar a un hombre por ser hombre o a una mujer por ser mujer. Como también me parece absurdo juzgar a un hombre por ser mujer o a una mujer por ser hombre, que también hay casos.

Es más, me parece absurdo hacer una clasificación entre hombre y mujer, o blancos y negros, o altos y bajos… cuando cada persona podría ser una clase en sí misma.

 

¿A ti qué te parece? ¿No sería más útil educar en valores, no ya de igualdad, sino de diversidad?

Y dicho todo esto…

Feliz día de la mujer trabajadora.