Mmm, ¡vaya! ¡Tú por aquí!. Pasa y cierra la puerta, voy a contarte algo tan real y, a la vez, tan increíblemente absurdo que puede que quieras irte de aquí. Pero lo lamento, mientras leías el título he aprovechado para cerrar con llave y tragármela.

Aprovechando que estrenamos categoría, voy a empezar escribiendo sobre lo que para mi es casi una forma de vida, algo que considero que debería estar mas instaurado en la sociedad.

¿Hay algo más importante para la felicidad, algo más indispensablemente necesario que una carcajada sincera y libre?

Llevábamos toda la tarde y parte de la noche intentando provocar sensaciones diferentes en la gente que había decidido de una u otra manera compartir con nosotros aquel 18 de marzo. Apenas nos conocíamos dos meses pero nuestro sentido del humor había provocado una conexión entre nosotros que pocas cosas podrían haber logrado.

Una inocente relaciones públicas nos identificó como sus próximas víctimas y se le ocurrió la brillante idea de ofrecernos unos descuentos.

– Buenas noches chicos, ¿vais a tomar algo por aquí?
– A tomar o a beber, no lo sabemos aún.
Aquella chica nos miró con cara sorprendida pero la sonrisa que se dibujó en su cara delataba diversión.
– Bueno, es lo mismo, ¿no?
– Vaya, eso  es tan cierto como verdad. Por cierto, ¿hoy curras?
– jajajajaja, ¿cómo que si curro?
Todos estallamos en risas.
– Chicos, como me habéis hecho reír tanto tomad, os invito a unos chupitos.

Sí amigos, sí. Absurdo. Pero divertido. Y es que el humor es la mejor manera de provocar buenos momentos.

¿Qué es el humor?

Como dicen por ahí, el humor es algo muy serio. ¡Que le pregunten a Einstein!  Sin duda constituye un problema antropológico de primer orden. Por ello sorprende que la inmensa mayoría de las referencias que los pensadores y estudiosos han hecho del asu….chstt, ¡calla ya!

El humor es algo muy serio. ¡Que le pregunten a Einstein!

El humor es una forma de vida, una manera de enfrentarse al día a día de una forma optimista y divertida.

Existen tantos tipos de humor como personas. Cerebro tiene a hablar de cosas absurdas como si fueran parte de una filosofía oriental. Pasión se ríe de sus propios chistes aunque no hagan gracia a nadie. Y se ríe tanto que contagia a todos aquellos que están cerca.

¿Y yo? ¿Cómo hago yo mi humor? ¡Ja! ¡Déjame que te hable del TROLEO!

¿Qué es el troleo?

Antes de decirte lo que es, te diré qué no es.

El troleo no se usa nunca para molestar a la otra persona, ni para enfadarla. No, no, no.

Al menos, no intencionalmente: las reacciones de los demás no las puedes controlar, pero lo que si que está en tus manos es darle a entender a la otra persona, ya sea con la entonación o con el lenguaje corporal, que tu intención no es, ni mucho menos, reírte de ella, sino todo lo contrario.

El troleo es provocar sensaciones y emociones en la gente que no esta acostumbrada a vivir en su día a día. Es cruzar la linea de lo cotidiano, transgredir lo racional, lo coherente, lo lógico. Es hacer que la gente se vaya pensando en qué coño le acaba de pasar, es dejar huella.

Te lo resumo en una frase: trolear es hacer que a la otra persona le de vueltas el cerebro.

Trolear es hacer que a la persona que tienes delante le de vueltas el cerebro. Click Para Twittear

¡Tú lo que quieres es un ejemplo!

Era un día laboral y el cartero de mi calle se acercó hasta mi buzón vestido con su característico uniforme.
– ¿Hoy curras?
El cartero sacó a relucir su mejor cara de incredulidad y asombro a la vez que comprobaba si se había puesto el uniforme.
– ¡Pues claro que curro!

Nada mas sano y agradable que hacer reír a las personas todos y cada uno de tus días, porque un día sin risa es un día perdido.

“Nunca te olvides de sonreír porque el día que no sonrías será un día perdido” - Chaplin Click Para Twittear

 

Por cierto, ¿por que tan serio?

¿Por qué tan serio?

Puedes ayudarnos compartiendo esta entrada en tus redes sociales o invitando a tus amigos a seguirnos. Nosotros te lo vamos a agradecer un montón.