Es la tercera vez que me lo dices: “estoy depre”.

Y siempre me ha hecho gracia escucharlo de ti, porque tus estados de depresión se parecen demasiado a los estados de euforia de cualquier persona común. Pero es que tus estados de euforia, directamente, dan miedo.

Pero insisto en que es la tercera vez y empiezo a pensar que tendrá algo de cierto.

Iba a escribir que sabes bien cómo era yo antes. Que lo veía todo negro y siempre esperaba lo peor de la vida. Pero acabo de darme cuenta de que apenas nos conocemos 3 años. Poco más que un suspiro.

Aunque eso no quita que, a lo largo de mi vida, haya tenido más facilidad para pensar que la vida era un campo de espinas que para pensar que es un paseo entre flores.

3 secretos para evitar estados negativos

El tiempo me enseñó que vivir siempre desanimado, rozando el límite de la depresión NO es una forma agradable de vivir. Así que, a lo largo de los años, he buscado la manera de cambiar esa perspectiva por una más positiva.

¿Se puede ser demasiado positivo? Click Para Twittear

Y oye, ahora me dicen que soy demasiado positivo (¿se puede ser demasiado positivo?) así que te voy a contar los 3 secretos que me sirven para alejarme de los problemas y disfrutar de la vida.

1. Cambiar el enfoque

El primero de ellos es sencillo a rabiar. Es tan sencillo que siempre que lo explico, la gente se enfada conmigo: ¡cambia tu jodido enfoque!

La vida, en sí misma, no es buena ni mala. La vida es una sucesión de acontecimientos que tú mismo te empeñas en catalogar de forma positiva o negativa. Tú siempre has sido de los que ve el vaso medio lleno, pero empiezo a tener la sensación de que comienzas a ser de los que se van de la fiesta con una mancha en la camisa.

 

mancha-vino_thumb

 

Creo que conoces bien el ejemplo, pero te lo contaré una vez más.

Un hombre va a una fiesta. Es una fiesta genial: hay buena música, buena comida y buena compañía. La noche va genial porque disfruta cada pequeño instante compartiendo agradables conversaciones, probando un vino exquisito y disfrutando de su canción favorita.

Pasan las horas y la fiesta gente empieza a marcharse. Él decide hacer lo mismo pero, justo al ir a coger la chaqueta, derrama una copa de vino sobre su camisa.

Al día siguiente, un amigo que no pudo acudir a la fiesta le pregunta cómo fue. “Mal, muy mal”- responde el hombre enfadado – “me tiré una copa de vino por encima y manché mi camisa favorita”.

En la vida, mucha gente vive así.

¿Has perdido 15 años de su vida en una relación? Click Para Twittear

Pasan una semana genial con los amigos, pero el viernes tienen un malentendido con el jefe y sienten que toda la semana ha sido una mierda.

O disfrutan durante años de una relación y, cuando se termina, sienten que han perdido 15 años de su vida.

Enfócate en lo positivo

Me gusta destacar en negrita la la parte de lo que sienten porque es justo esto. No se trata de una realidad objetiva sino de dónde han elegido mirar para catalogarla. Olvidan los momentos con los amigos o todo lo bueno compartido durante la relación para destacar únicamente la parte negativa.

 

Enfócate en lo positivo

 

Entiendo que no es fácil centrarse únicamente en los momentos positivos que la vida nos entrega pero, al menos, empieza a dejar de hacerlo en los negativos.

Imagina que el mundo es una sala a oscuras y que tú tienes en tu mano una linterna. ¿Dónde vas a enfocar, a la mancha de vino en tu camisa o a la sonrisa descarada de tu mejor amigo?

2. Sentir las emociones negativas en diferido

La dificultad del segundo secreto reside más en enfrentar tu ego que en la práctica en sí.

Cuando te enfrentes a un problema, a una discusión o a una tristeza, háblate a ti mismo. Y prométete sólo una cosa: “voy a sentir esta emoción en toda su inmensidad. Pero de aquí a dos horas.”

Voy a sentir esta emoción en toda su inmensidad. Pero de aquí a dos horas. Click Para Twittear

El enfado, la ira, los nervios, los celos, el miedo, la tensión, la incomodidad…son todo emociones negativas que nos embargan y nos paralizan. Pero, como emociones que son, suelen ser pasajeras. Eso significa que no duran para siempre.

 

42e5afc0-338c-44ba-add2-deec5fb58ff6

 

¿Alguna vez te has enfadado con tu mejor amigo y a los 20 minutos has estado hablando con él de nuevo como si nada?

Una forma sencilla de enfrentar estas emociones es posponerlas. Es decir, permitirte sentirlas pero en diferido. Un par de horas más tarde.

Una forma sencilla de enfrentar emociones negativas es posponerlas. Click Para Twittear

Cuando te enfades con tu novia, o tengas miedo de hacer algo, o la ira te invada porque el coche te ha dejado tirado…aparta esa emoción 2 horas. No te pido más. Dos horas después podrás darle rienda suelta. Incluso amplificarla si lo deseas.

Probablemente, ya no tengas ganas de sentirla.

Esta carta, escrita para un amigo, era un poco larga para mostrarla en una sola entrada. En la segunda parte, te contaré un ejercicio muy potente empleado en PNL.