Aprender, menudo proceso. Un proceso curioso, por otra parte.

Hemos hablado ya muchas veces de PNL(programación neuro-lingüística) y no vamos a dejar de hacerlo, porque te va a ayudar a asentar las bases de la persona que quieres ser. Y es la misma PNL la que establece 4 etapas en cualquier proceso de aprendizaje. Cuatro etapas bien definidas y fundamentales para conseguir aprender cualquier nueva habilidad o capacidad,

Vamos allá.

Etapas del aprendizaje: La incompetencia inconsciente

Cuando cumplí los 15 años, apenas había pensado en la posibilidad de conducir. Simplemente, me dejaba arrastrar por mis padres de un sitio a otro. Bien conducía uno, o el otro, pero yo era un simple pasajero que dejaba a sus designios dónde iba a terminar. Recuerdo que, por entonces, ni siquiera me planteaba el nombre de las calles o la forma de llegar de un sitio a otro de Valencia. Supongo que nunca me había hecho falta.

La primera fase del aprendizaje es casi anterior al mismo. Es ese momento que no eres consciente de que tal conocimiento te es necesario.

Incompetencia Inconsciente: No sabes hacerlo, pero ni siquiera lo sabías. Click Para Twittear

Probablemente, nunca te has planteado si serías capaz de plegar un paracaídas con la confianza suficiente como para usarlo a continuación. Eso es incompetencia inconsciente. No sabes hacerlo, pero ni siquiera sabías que no sabes hacerlo.

Etapas del aprendizaje: Incompetencia Inconsciente

Esto te ocurrirá, como puedes deducir, con mil cosas.

¿Sabes ordeñar una vaca, tocar la Mbira, jugar a la petanca?

Bueno, pues ahora que te has planteado todas esas preguntas, déjame darte la bienvenida a la segunda fase del aprendizaje: la incompetencia consciente.

Etapas del aprendizaje: La incompetencia consciente

Con 17 años, me puse al frente de un vehículo de motor. Un pequeño utilitario que iba a ser mi compañero de aprendizajes. Por lo menos, durante 3 o 4 meses.

Los primeros días, fui incapaz de meter tercera si no tenía delante de mí una recta de, por lo menos, 1 km. Me parecía un imposible. Estaba una hora de prácticas para bajar del coche engarrotado, con dolores en las articulaciones de las rodillas y una sensación de inutilidad que me invadía por completo.

Incompetencia Consciente: No sabes hacerlo, pero ya eres consciente de ello. Click Para Twittear

Al preguntarte si eres capaz de cierta habilidad y darte cuenta de que no, llegas a esta segunda fase. En este momento no sabes hacerlo, pero ya eres consciente de que no sabes.

A efectos prácticos, es el primer paso para aprender una nueva habilidad o capacidad. Decides que quieres aprender a hablar en público, a conducir, a tocar la guitarra o ir tranquilo a las entrevistas de trabajo. Y te das cuenta que todo eso, te viene grande.

Tranquilo, es normal que sea así si nunca antes lo has hecho.

Etapas del aprendizaje: Competencia Consciente

Es el momento de empezar a trabajar en ello. Puedes tomar clases, ver vídeos por internet, buscar algún libro o pedir a un amigo que te ayude. Puedes aprender de forma autodidacta o con un profesional del tema.

No importa como lo hagas, si le dedicas tiempo y esfuerzo, alcanzarás la siguiente fase: la competencia consciente.

Etapas del aprendizaje: La competencia consciente

Pasado un tiempo, mi conducción era aceptable. Recuerdo que necesitaba de toda mi concentración para combinar toda aquella serie de palancas y pedales. Pero conducía. Y no lo hacía mal si todo se mantenía sencillo.

Aunque un día acabé poniendo en marcha el limpiaparabrisas al intentar saludar a mis padres desde el coche en marcha.

Quizá sea, al menos para mí, la fase más satisfactoria. Es ese momento en que la guitarra empieza a sonar bien. O cuando ves que el público te hace más caso del que esperabas. O usas esos anclajes especialmente preparados para la entrevista de trabajo.

Competencia Consciente: Sabes hacerlo, pero requiere de toda tu atención. Click Para Twittear

Es ese momento en que todo funciona. Pero porque estás poniendo esfuerzo en que funcione.

Y digo que es la mejor fase porque en ella empiezas a recoger los frutos plantados tiempo atrás. Empiezas a disfrutar del éxito que supone haberte esforzado durante días, meses o años. Y porque aún no has alcanzado ese punto en que ya no valoras esos pequeños triunfos. Porque eso ocurre, a veces, en la última fase. Cuando alcanzas la competencia inconsciente.

Etapas del aprendizaje: La competencia inconsciente

Acabo de llegar a casa desde el trabajo. Os juro que no tengo ni idea de por dónde he venido. Imagino que por el mismo camino que ayer. O puede que haya cogido otras calles si algún semáforo estaba en rojo e iba a tardar mucho en ponerse en verde. Para ser sinceros, ya nunca me planteo qué pedales pisar o cuando poner el intermitente. Es algo automático, relegado a mi bendito inconsciente.

Competencia Inconsciente: Sabes hacerlo y ni siquiera requiere tu atención. Click Para Twittear

Bienvenido al piloto automático, del que hablaremos en próximos artículos.

Se acabó, ya no necesitas pensar. Estás en el escenario tocando la guitarra, siguiendo el ritmo, cambiando pedales….mientras hablas con tu mejor amigo que está justo en el borde comentándote el último chisme que se ha comprado.

O estás haciendo un monólogo, la gente se ríe y aplaude. Pero tú estás pensando en que mañana tienes que hacer la compra o no vas a saber qué cenar.

O vas a esa entrevista de trabajo que tan nervioso te ponía antes y te encuentras tranquilo. E incluso decides marear un poco al entrevistador.

Etapas del aprendizaje: Competencia Inconsciente

Es la última fase, a la que aspiramos todos. En ella, todo funciona correctamente. Pero es que, además, no eres tú quién lleva el timón sino que lo hace tu inconsciente. De esa forma, puedes dedicar tu atención a otras cosas que te apetezcan más.

¿El gran problema? A veces menospreciamos nuestras habilidades inconscientes y olvidamos agradecernos a nosotros mismos el esfuerzo que hicimos por obtenerlas.

¿Sabes conducir, cantar? ¿Sabes hacer chistes y que la gente se ría? ¿Eres capaz de salir solo a lugares que nadie lo haría? Pues agradécetelo.